15.8 C
New York
domingo, mayo 19, 2024

El fenómeno Bukele: Por qué la prensa no acepta su buena vecindad.

Por: Sebastián María´s

El Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, quien ha logrado un cambio muy visible en su país, particularmente en el campo de la seguridad pública, enfrenta a un sector de la prensa salvadoreña e internacional, que cierran los ojos a un panorama que antes era de terror y ahora es de confianza, tranquilidad y de buena vecindad.

Lo que el Presidente Bukele ha logrado, no solamente convirtiendo a El Salvador del más inseguro al más seguro, es el rescate del orgullo salvadoreño, de generar buena vecindad.

Detuvo los asesinatos que dejaron de ser titulares en el mundo, porque se convirtió en común el accionar de las maras, particularmente de la Mara Salvatrucha. Pero por encima de ese enorme resultado hay otro que muchos no quieren observar y que se traduce en rescatar el orgullo salvadoreño.

Los salvadoreños se han caracterizado a lo largo de su historia, de ser una comunidad que le gusta mostrar su bondad humana, su riqueza natural y los resultados de su trabajo.

Pero la inseguridad generada, primero por la guerra entre el Ejército y las fuerzas irregulares de la guerrilla, provocó que los padres de familia cambiaran su forma de convivir.

La desconfianza  dio paso a la angustia y llevó a muchos padres de familia a abandonar sus trabajos y crear pequeños negocios en sus viviendas, para lograr el sustento en casa y de esa manera cuidar a sus hijos de la violencia de la guerra.

Entre el final de la década de los años 90 y el inicio del nuevo siglo, El Salvador vio un crecimiento de las deportaciones hacia su país, que en alto porcentaje la conformaban jóvenes que se habían asentado en el surcentro de la ciudad de Los Ángeles, donde nació la mara Salvatrucha.

Debió de transcurrir casi medio siglo, para que El Salvador lograra vencer a los grupos criminales que acechaban en todos lados y a toda hora.

El encarcelamiento de una cifra récord de jóvenes dedicados a delinquir, en su mayoría, llevó la tranquilidad a los salvadoreños, además de la estabilidad emocional.

En medio de las críticas de medios de comunicación, que estimo responden a una agenda de sectores a quienes no les conviene un país seguro, porque viven del miedo que le provocan a las sociedades, el Presidente Nayib Bukele evidencia su eficiencia en el manejo del Gobierno salvadoreño.

Si los resultados siguen siendo visibles, los salvadoreños tienen Presidente Bukele por mucho tiempo, porque no creo que alguien con sensatez, quiera regresar al pasado de terror.

Pero el éxito del Presidente Bukele, según lo que he observado, es producto de la eficiencia, pero más allá de esos esfuerzos, está algo que se vive y mira todos los días en la comunidad salvadoreña.

Controlar la inseguridad pública, trabajar para hacer eficientes los servicios estatales: como salud, educación, transporte, etc. son una parte de la visión del mandatario salvadoreño.

Su mayor logro  es el devolver el orgullo a los salvadoreños, es un trabajo que ha realizado en un entramado de ataques, los cuales no hacen mella en su forma de trabajar y menos en su actitud humana.

Una megabiblioteca abierta todo el año y a toda hora, un estadio para practicar el fútbol, el Certamen de Mis Universo, carreteras seguras y comercios locales sin el cobro de la extorsión, hacen de los salvadoreños  estar orgullosos de su país.

Lógico, siempre en los procesos se registran deficiencias, pero el bienestar común además de ser una realidad para los salvadoreños, constituye una acción que supera cualquier crítica, aún de “experto”, que ni siquiera han visitado este país.

Hay Presidente Bukele para mucho rato y su fórmula está protegida contra las copias.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos