23.1 C
New York
domingo, julio 14, 2024

Falta de Green Card para algunas enfermeras inmigrantes pone a “temblar” a grupos de la salud

En mayo de 2022 el Departamento de Estado informó a través de su boletín de visas que se había llenado casi por completo todas las solicitudes para Green Card disponibles para las cuales las enfermeras son elegibles, lo que ha llevado a aumentar la presión sobre el personal de los hospitales, hogares de ancianos, así como otros ámbitos de la salud.

Además, agregaron que solo las personas que solicitaron antes del 1 de junio de 2022 serán elegibles para continuar con las entrevistas de visa, incluso si el solicitante ya tenía una oferta de trabajo en los Estados Unidos, informó The Hill.

Aquellos solicitantes más recientes tendrán que esperar hasta que se restablezca la cuota de nuevas visas, pero esto tendrá que ser en octubre, cuando dé inicio el nuevo año fiscal, lo que deja sin entrada a nuevas enfermeras al sector salud y por ende un hueco importante en la fuerza laboral.

La visa de inmigrante es normalmente la única opción para las enfermeras porque la mayoría de las clasificaciones de visas de no inmigrantes no están disponibles para las enfermeras registradas típicas que buscan empleo en Estados Unidos.

Si bien es cierto que actualmente hay una gran escasez en la industria del cuidado de la salud en el país comandado por Joe Biden y las estimaciones federales muestran que el país necesita alrededor de 200,0000 enfermeras más cada año y se espera que esta necesidad se alargue hasta 2023, también lo es que la falta de Green Card para algunos inmigrantes agudiza aún más el problema.

Antes de COVID-19 teníamos escasez de enfermeras. Durante COVID-19, se estima que perdimos alrededor de 100,000 enfermeras”, dijo Patty Jeffrey, enfermera registrada y presidenta de la Asociación Estadounidense de Reclutamiento Internacional de Atención Médica a The Hill.

Jeffrey consiente del problema en el que se encuentra sumido el ámbito laboral de la salud dice que “si no tenemos un flujo constante de estas enfermeras internacionales para ingresar al país y brindar servicios, esto es grave para nuestros hospitales, que se han vuelto más dependientes de esta fuerza laboral”.

Las enfermeras que ingresan a EE.UU. para trabajar en el ámbito de la salud lo hacen a través de la visa EB-3, una Green Card de residencia permanente que incluye todas las ocupaciones que requieren al menos un título de asociado, pero no una maestría.

Este sector cubre el 15 % de toda la fuerza laboral de enfermería, debido a que el Departamento de Estado limita el número total de visas EB-3 a solo el 28,6 % de todas las visas basadas en el empleo, es decir, alrededor de 40,000 por año fiscal. Regla que no ha cambiado desde 1990 y que expertos en la materia sugieren que haya una actualización.

Chris Musillo, abogado de inmigración y socio gerente de Musillo Unkenholt, dijo al medio antes citado que cualquier persona con una entrevista este mes aún podrá ingresar al país a fines de este año o, más probablemente, a principios de 2024.

Pero a partir del 1 de mayo, cualquiera que tenga una entrevista pendiente tendrá que esperar hasta el 1 de octubre, cuando es probable que se restablezcan las cuotas. Eso crea un atraso, dijo Musillo.

Los requisitos mínimos que una enfermera debe cumplir para ser elegible a una Green Card son:

El empleador deberá presentar la solicitud Certificación Laboral ante el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos quien tendrá la finalidad de probar el mercado laboral local del empleado en busca de trabajadores disponibles, en caso de no haber, el puesto está certificado como disponible para un trabajador extranjero.

El empleador solicitará una Petición de trabajo en el extranjero a través del formulario I-140 antes el USCIS, quien verificará que el empleador extranjero cumple con los requisitos mínimos para cubrir el puesto vacante.

El trabajador extranjero debe presentar una solicitud de visa de inmigrante en un Consulado de los Estados Unidos, si el trabajador extranjero está legalmente presente en EE.UU., puede solicitar el estatus de residente permanente a través de un proceso llamado ajuste de estatus. Una enfermera en Estados Unidos puede solicitar simultáneamente el I-140 y el ajuste de estatus.

Los grupos de salud y los defensores de la inmigración están presionando para que el Congreso solucione el problema, recuperando las visas de inmigrantes no utilizadas y entregándoselas a enfermeras y médicos.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos