9 C
New York
lunes, marzo 4, 2024

HORIZONTES Anarco Capitalismo

Francisco BeltranenaFrancisco Beltranena |

Este domingo recién pasado se llevaron a cabo las elecciones en Segunda Vuelta vuelta en la Argentina. El ganador, un extraño personaje por su abundante cabellera desarreglada (o perfectamente acomodada) es la antítesis exacta a la posición de su derrotado rival el peronista kirshnesiano Sergio Massa. La elección de Javier Milei propietario de 5 perros mastines clonados, como presidente de la Argentina inspira muchas discusiones a cerca de la verdadera naturaleza del populismo de derecha en estos tiempos en los qué se dan descontentos generalizados.

Curiosamente, ese populismo generalizado de derecha no es lo que ha sucedido en Guatemala, dónde la izquierda populista sacó menos del 15% de los votos en primera vuelta y ganó las elecciones en segunda vuelta. Estos resultados, a contra marea de lo que está sucediendo en muchos lugares como es el caso de Holanda que se pronostica la victoria de la derecha populista en los próximos comicios electorales. Pero, hay que entender que Guate, es Guate y sus implicaciones.

Resultado de una gestión del kirchnerismo

Regresando a lo sucedido en la Argentina el domingo pasado, vemos el resultado de una ya larga gestión de la corriente del peronismo denominada kirchnerismo, palabra que se origina de quien fuera Presidente de la República Argentina. Nestor Kirchner fue en vida esposo de Cristina Fernández, su heredera política y en gran medida responsable del estado de situación de la Argentina. Imagínese usted lo siguiente: en la Argentina la inflación es tan exhorbitante que por decir algo, una hamburguesa que cueste 40 hoy, en un año estará costando como mínimo 88, es decir una inflación equivalente al 120% aproximadamente.

Como resultado de eso, la política cambiaria de la Argentina es tremenda y restrictiva. Es tan abusiva la inflación que la moneda argentina se devalúa hora a hora provocando inflación que sigue su ritmo, y en las elecciones del domingo el derrotado rival de Milei era ni más ni menos que el Ministro de Economía. Imagínese usted entonces de qué se trató la campaña: de economía.

Muchos han buscado la similitud entre el presidente Trump y Javier Milei, las qué hay desde su apariencia, pasando por la energía que demuestran, la crítica a las élites corruptas y las diatribas contra la izquierda, el apoyo de los conservadores sociales y religiosos. No obstante  en materia de política económica, Javier Milei es por mucho un libertario doctrinario y no un mercantilista o populista estilo Trump.

Para comprender las diferencias, las que son abismales con Trump, es importante mencionar que no hay manera que se produzcan inflación como la de Argentina sin la emisión monetaria por parte del Estado. El dinero emitido sin respaldo, es lo que hace que la moneda que está en circulación pierda su valor de compra al entrar nueva moneda proveniente de la maquinita y quien la pone a circular es el Estado.

Los peronistas de los que viene la rama del kirshnerismo, son socialistas a los que el gasto público sin respaldo les favorece sus aspiraciones populistas. Hacen que el estado sea grande y lo alimentan con déficits y la emisión de moneda sin respaldo. En Argentina hay en este momento 24 ministerios de los sabores y colores imaginables producto de los gobiernos peronistas, y como ustedes imaginarán la promesa de campaña de Javier Milei es desaparecer por lo menos la mitad de ellos a fin de disminuir el gasto público deficitario, sin dejar de mencionar que en su opinión se hace necesario dinamitar el Banco Central (cosa que no puede hacer por orden ejecutiva).

La elección no obstante fue una elección doctrinaria entre el socialismo peronista kirshnerista y la promesa anarco capitalista de Javier Milei. Pero para comprender que es el anarco capitalismo, se hace necesario decir que la parte “anarco” no tiene nada que ver con caos. El uso del término anarquista acá significa solo la abolición del estado y su reemplazo por las relaciones de la propiedad, la acción voluntaria, la ley privada y el cumplimiento de los contratos como lo provee la libre empresa. No significa una situación caótica; significa la ley como una extensión de la voluntad humana y de la evolución social en vez de la imposición desde arriba. Para entendernos, el orden es la hermana de la libertad, no la madre, dijo Proudhon, y el anarco capitalismo estaría de acuerdo.

Javier Milei, hasta este punto es su teoría, quizás una inspiración para dar coraje a sus convicciones, pero es eso, no un plano sobre el cuál pueda gobernar. Entre las cosas que si puede hacer es lo que por orden ejecutiva puede hacer y es eliminar ministerios como mencionaba arriba. Y por extraño que parezca, entre los ministerios que ha anunciado va eliminar se encuentran el de Obras Públicas, Educación y Salud Pública además del de Trabajo y 8 más. Claro, Milei estará limitado por la Constitución y lo que pueda hacer la que dudosamente se trata de una toga de manga ancha.

¿Será Milei un anarco capitalista al estilo Rothbard? No. Entre los ministerios que se mantendrán están el de Defensa y el del Interior (seguridad) lo que le hace cercano a la corriente randiana originada por Ann Ryand que a la de Murray Rothbard. En todo caso, seguramente tomará acciones urgentes para contener el gasto del Estado y casi seguramente dejará de utilizar el peso argentino y dolarizará la economía como medida de conteción a la devaluación y mientras controla la inflación.

Algunos en Guatemala han externado similitudes entre Javier Milei y Bernardo Arévalo y no entiendo. Creo que la cercanía entre ambos es la del estuario del Río de la Plata que es lo que los separa por su lugar de nacimiento, uno en la República Oriental del Uruguay y el otro en la República Argentina. En su pensamiento, estoy seguro que como la distancia entre Guatemala y Argentina se encuentra ubicados, uno (Arévalo) a la izquierda del espectro político (del que se originan todos los males argentinos) y el otro en la derecha que hizo alguna vez en su historia a la Argentina una super potencia mundial, la de Alberdi.

Aquellas elecciones para rescatar a una nación de las ominosas garras de la inflación, la devaluación y la politización de todos los aspectos de la vida; las otras, las de nuestros lares, falta tiempo aún para saber para qué. ¡Hasta la próxima!

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
25SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos