10.5 C
New York
lunes, marzo 4, 2024

Inmigración medirá la fuerza electoral de demócratas y republicanos en 2024

Desde hace varios ciclos electorales, el tema migratorio ha sido parte de las campañas intermedias y presidenciales y este año será particularmente distinto, debido a la presión de los republicanos hacia acciones más duras contra inmigrantes y la disyuntiva de los demócratas para enviar mensaje de que empuja una migración controlada.

La carta que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson (Louisiana), envió al presidente Joe Biden el 22 de diciembre marca cinco aspectos que los republicanos tienen claro sobre su interés en asuntos migratorios y que han utilizado ya en campañas.

Encontrar un punto medio es excepcionalmente difícil y ambas partes deben aceptar que tendrán que hacer concesiones. Y llevará más tiempo lograrlo”, reconoció Schumer el último día de sesiones del Congreso.

El asunto migratorio se complica con los compromisos y estrategia de política exterior de Estados Unidos, particularmente en Ucrania e Israel, pero con una intención de proteger otros intereses en el Indo-Pacífico ante el avance militar de China.

Los republicanos condicionan la aprobación de $106,000 millones de dólares a nuevas acciones migratorias y la Administración Biden expresa una apertura a modificar las reglas de asilo que los miembros del Caucus Hispano del Congreso (CHC) consideran inviable.

“No hay duda de que no es bueno el mensaje que esto enviaría a nuestras comunidades de inmigrantes y a nuestros aliados”, dijo Nanette Barragán, presidenta del CHC en entrevista a este diario. “Necesitamos apoyar a los inmigrantes y necesitamos salvar el asilo. Podemos ayudar a abordar los problemas del agua y sin venderlos [a los inmigrantes]”.

Un grupo de demócratas negocian con republicanos un plan migratorio que complicaría la petición de asilo, entre otras restricciones. Crédito: Paul Morigi | Getty Images

Las negociaciones en el Congreso se concentran en cinco aspectos desde la perspectiva republicana y es posible que alguno avance:

1. La política “atrapar y liberar”.- El programa “catch-and-release” fue reimplementado por la Administración Biden, lo cual permite procesar a inmigrantes, quienes quedan bajo registro de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), pero pueden vivir en EE.UU. con restricciones.

2. Tercer país seguro.- Para los republicanos, la Administración Biden debe empujar la política de Tercer País Seguro, la cual obliga a inmigrantes solicitar asilo en territorios por los que crucen hacia EE.UU.

3. Permanecer en México.- Una mayor presión hacia México podría ocurrir para retomar la política Permanecer en México, la cual obligaría a inmigrantes que solicitan asilo a esperar en ese país a una cita en tribunales en EE.UU., algo que puede tardar meses o años. Las cortes en EE.UU. lograron un reciente récord de tres millones de casos acumulados.

4. Reducir la aplicación del ‘parole’.- La figura del ‘parole’ permite a EE.UU. crear programas similares a los de DACA y TPS para evitar la deportación de personas y otorgarles un permiso migratorio. Hay distintas vías que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) puede implementar. Actualmente hay un movimiento liderado por organizaciones como American Families United (AFU), la Asociación de Cámaras de Comercio Mexicano-Americanas de Texas (TAMAAC) y la Coalición de Acción de Inmigración Empresarial Estadounidense (ABIC Action), para otorgar estos permisos de estancia a inmigrantes con varios años en EE.UU. La Administración Biden no se ha pronunciado al respecto.

5. El muro.- Los republicanos creen que el muro fronterizo sí funciona como una forma de reducir la inmigración irregular y critican que la Administración Biden detuviera los planes del expresidente Donald Trump, pero en octubre pasado, el presidente Biden confirmó que continuará el proyecto de construcción de 32 kilómetros del muro fronterizo en Texas. “El dinero fue designado para el muro fronterizo”, justificó Biden. “No hay nada bajo la ley más que tener que usar el dinero para lo que fue designado. No puedo detener eso”.

La representante Nanette Barragán, presidenta del CHC, criticó al líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, por no incluir a congresistas hispanos en negociaciones migratorias.
Crédito: Anna Moneymaker | Getty Images

Leyes en Texas y Florida

Las leyes SB4 en Texas, firmada por Greg Abbott, y SB1718 en Florida, promulgada por Ron DeSantis, marcan una visión más dura de grupos republicanos contra inmigrantes indocumentados.

El 4 de marzo, la SB4 permitirá a la Policía estatal de Texas preguntar sobre sus papeles a cualquier persona “sospechosa” de ser indocumentada, a quien se podría detener y procesar para su retorno a México.

Tanto en Texas como en Florida nuevas leyes castigan a personas por transportar a inmigrantes indocumentados, acusándolas de tráfico de personas. En Texas preocupa que la persecución especifique a niños de 10 a 17 años.

Los gobiernos de Abbott y DeSantis enfrentan desafíos legales sobre estas leyes, pero los procesos en tribunales son tardados y eso podía llevar meses en una decisión.

La “invasión” de EE.UU.

El Partido Republicano lanzó una campaña en agosto utilizando imágenes generadas con Inteligencia Artificial (IA) que muestran hordas de inmigrantes cruzando la frontera.

El DHS dio a conocer que en el año fiscal 2023 hubo más de 2.4 millones de encuentros con inmigrantes en la frontera. Los encuentros con inmigrantes no son ingresos a EE.UU. y pueden contar a una persona que intentó ingresar más de una ocasión al país.

“Un encuentro es cuando la Patrulla Fronteriza… simplemente detiene temporalmente a una persona para procesarla”, dijo a este diario Ariel Ruiz Soto, analista sénior de Políticas del Migration Policy Institute.

“Voy a enviar militares estadounidenses a la frontera. Voy a detener la invasión, voy a deportar a la gente que vino ilegalmente e incluso voy a construir el muro fronterizo y haré que México pague como prometió Donald Trump”, dijo DeSantis en el debate de noviembre en Florida.

El expresidente Trump suma a esa retórica descalificar a los inmigrantes y acusarlos de “envenenar la sangre” de EE.UU.

Dado el arranque de las campañas es posible que el mensaje contra inmigrantes endurezca en los próximos meses camino al 5 de noviembre.

La oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración ha modificado procesos para facilitar trámites migratorios, pero el retraso de casos sigue siendo un problema. Crédito: John Moore | Getty Images

Una reforma migratoria estancada

A menos que los demócratas logren marcada mayoría en ambas cámaras del Congreso una reforma migratoria es improbable para este año.

En el ciclo legislativo del 2021-2022, los demócratas controlaron ambas cámaras, pero en el Senado se quedaron cortos con 10 votos para avanzar con un plan migratorio, incluso a través del proceso de Reconciliación, que requiere voto de mayoría simple.

Los actuales proyectos de reforma migratoria en el Congreso quedarán en la congeladora, incluido el presentado en 2021 por el presidente Biden, así como uno más impulsado por la republicana María Elvira Salazar (Florida).

Tampoco se augura un futuro promisorio para el proyecto de reforma de la Ley de Registro que fue presentado en la Cámara y el Senado para permitir a indocumentados con varios años en el país aplicar por una Green Card.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
25SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos