7 C
New York
martes, febrero 27, 2024

No hay evidencias contundentes de que campaña de AMLO recibió donaciones del narco, aclara periodista de ProPublica

El periodista Tim Golden escribió un reportaje para ProPublica sobre una investigación de la DEA de presuntas donaciones a la campaña del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero en entrevista con este diario señala que el reporte no afirma que haya evidencias «contudentes» sobre tales revelaciones

 

Un reportaje de ProPublica revela una investigación de la DEA en México sobre presuntas donaciones del narcotráfico a la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador en 2006, pero el periodista Tim Golden aclara que su trabajo no afirma que haya “evidencias innegables” o “contundentes” de tales donaciones.

En una entrevista, Golden fue cuestionado sobre la decisión de titular la investigación con signos de interrogación, a diferencia de los medios en México que afirman que la campaña de López Obrador o AMLO –como también se le conoce— recibió el dinero del crimen organizado.

El reportaje de Golden titulado en español “¿Entregaron los narcotraficantes millones de dólares a la primera campaña del Presidente Mexicano López Obrador?” narra cómo en 2010 agentes de la DEA realizaron una investigación sobre las presuntas donaciones.

El periodista, quien ha sido reconocido en dos ocasiones con el premio Pulitzer por investigaciones en El Salvador y México, expone que su trabajo no inició como una “filtración”, sino como seguimiento a reportes previos sobre presuntas donaciones del narcotráfico a la campaña de AMLO.

Había bastantes gentes que sabían de esto desde hace mucho tiempo, yo creo que queda claro que el trabajo que hicimos en ProPublica es un trabajo de muchos meses. No que alguien nos dijo: ‘Oye hay esta información, sácalo’. Nosotros no trabajamos así”, acotó Golden.

Sobre si hubo alguna evaluación del posible impacto en el proceso electoral en México, donde el 2 de junio se elegirá a una presidenta o presidente, Golden aclaró que no fue labor de ProPublica tomar esas consideraciones.

“Eso no es el trabajo nuestro. El trabajo es sacar la información de la forma más responsable que podemos, es decir con la mayor transparencia”, expuso. “Si hay algo que nosotros no podemos constatar, saber a ciencia cierta, o no publicarlo o [decidimos] presentarlo con una clara explicación de lo que pudimos saber y lo que no pudimos saber y yo creo que se hizo en este caso”.

La DEA declinó hablar sobre su investigación, a petición expresa de este diario, pero el Departamento de Justicia confirmó que la indagatoria de hace 13 años siguió los protocolos correspondientes, incluyendo su “conclusión”.

“La actividad de investigación estuvo limitada en el tiempo, restringida en alcance únicamente a actividades criminales relacionadas con las drogas detectadas en el país y concluida”, indicó a este diario un oficial del Departamento de Justicia familiarizado con el proceso.

Los hechos del reportaje

Golden señala que en 2010 la DEA tuvo la versión de un testigo, Roberto López Nájera, conocido como “Jennifer”, sobre una reunión en 2006 entre el crimen organizado y “políticos que decían representar a la campaña de Andrés Manuel López Obrador”.

“Cuando supieron de eso, estamos hablando de abril-mayo de 2010, ya habían corrido casi cuatro años de los cinco que tenían los investigadores antes de que prescribía la posibilidad de llevar cargos sobre el asunto”, expuso. “[Los agentes de la DEA] tuvieron una serie de fuentes, muy inusuales, algunos bastante importantes. Tuvieron, yo creo, un avance en la investigación importante, pero pues tenía varias cosas en su contra, las limitaciones de prescripción, primero; segundo, estaban tratando de llevar a cabo una investigación encubierta dentro de México, y la estaban haciendo en un momento de mucha turbulencia en la relación bilateral”.

El periodista se refiere a la época en que Felipe Calderón era presidente de México y enfrentaba críticas por el operativo “Rápido y Furioso”, el cual fue implementado por Estados Unidos sin autorización de México.

La investigación, dijo Golden, llevó a Nicolás Mollinedo, quien fue chofer de AMLO durante varios años y luego ascendió a otros puestos.

“Había el testimonio de Mauricio Soto Caballero, que estaba trabajando como fuente confidencial, habiendo sido inmiscuido en una trama de narcotráfico en Estados Unidos”, dijo Golden. “De ahí hicieron unas grabaciones iniciales de conversaciones entre Soto Caballero y su amigo Nicolás Mollinedo”.

El reporte no señala que AMLO recibió dinero del narco, pero Golden indica que la política contra el crimen organizado del mandatario mexicano era un motivo para entender qué podía estar ocurriendo.

“En el caso de Andrés Manuel, donde hay un marcado repliegue de la confrontación con el crimen organizado y una retirada importante de cooperación con EE.UU., nos parecía importante tratar de llegar a lo más a fondo que podíamos en esta investigación. Y lo que vimos es un caso importante que muestra las dificultades que hay para hacer este tipo de investigaciones”, acotó.

López Obrador calificó como una “calumnia” el reporte y culpó al Departamento de Estado, que nada tuvo que ver.

Al cuestionar al Departamento de Justicia sobre la colaboración en la lucha contra el narco en México, la respuesta fue que se trabaja “hombro con hombro”.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
25SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos