24.9 C
New York
jueves, julio 25, 2024

Penes desmontables y otras fascinantes características de la vida sexual de los insectos

  • Louise Gentle
  • The Conversation*

Algunos insectos tienen penes desmontables, otros producen espermatozoides que son 20 veces más grandes que su propio cuerpo.

Otros han evolucionado con equipos especiales para ayudarles a separar a sus rivales de sus posibles parejas. Los insectos pueden ser espeluznantes, promiscuos o asesinos, pero rara vez son aburridos.

El macho del ciervo volante, el escarabajo más grande de Europa, tiene enormes mandíbulas conocidas como astas, diseñadas para separar a las parejas que se aparean. Este comportamiento se observa en numerosos escarabajos, con cuernos de diversas formas que han evolucionado para separar a los machos de las hembras.

El escarabajo rinoceronte japonés tiene un cuerno que se asemeja a un tenedor. Las astas también se utilizan en la batalla para luchar contra otros machos por el acceso a las hembras.

Escarabajo negro con cuerno negro

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES Pie de foto,Los escarabajos usan sus astas para separar a las parejas.

En muchas de estas especies, los machos más pequeños no tienen posibilidades de ganar una pelea, por lo que han desarrollado tácticas de apareamiento furtivas. Esperan a que los machos peleen, luego se escabullen y copulan con la hembra mientras los machos más grandes están distraídos.

Los pequeños escarabajos peloteros macho se deslizan entre los machos grandes que protegen las entradas a los túneles que contienen hembras y cavan pasadizos secretos para encontrar a las hembras subterráneas mientras los machos más grandes están de espaldas.

Competencia de esperma

Además de las competencias físicas entre machos, la competencia para fertilizar un óvulo también ocurre entre espermatozoides.

En el reino animal, las hembras rara vez son fieles a sus parejas, por lo que probablemente haya esperma de varios machos dentro del tracto reproductivo femenino.

Los machos han desarrollado varias formas de contrarrestar esto, como producir espermatozoides de gran tamaño. El esperma de la mosca de la fruta mide casi 6 cm de largo cuando está desenrollado, unas 20 veces el tamaño de la mosca.

Líbelula turquesa en una flor morada

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES Pie de foto,El aumento de la contaminación está entorpeciendo la reproducción de algunas especies, reveló un estudio.

Pero quizás el método más extraordinario para ganar la competencia de espermatozoides se vea en los odonata (libélulas y caballitos del diablo) que han desarrollado penes ornamentados.

Estos vienen completos con ganchos y látigos, para desalojar el esperma de los machos rivales y empaquetar el esperma del propio macho en los rincones más alejados del tracto reproductivo femenino, lejos de otros penes masculinos.

Cópulas de 70 horas

Y no sólo los machos tienen penes elaborados. Las hembras de los insectos de las cavernas de Brasil, conocidos como neotroglas, compiten por el acceso a los machos. Los insectos tienen los genitales de sexo invertidos: los machos tienen una abertura y las hembras un órgano eréctil puntiagudo.

La hembra usa su «pene» para succionar el esperma del macho, e incluso puede decidir en cuál de las dos cámaras de su cuerpo almacenar el esperma.

Se cree que este comportamiento evolucionó como una adaptación a un suministro limitado de alimentos como el que las hembras obtienen energía al darse un festín con el líquido seminal adquirido durante la cópula, que puede durar hasta 70 horas.

Un caracol en un jardín.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES Pie de foto,La vida sexual de los insectos está basada en una compleja coreografía que incluye señales químicas.

Las mariposas sólo viven unas pocas semanas, por lo que si los machos van a engendrar alguna descendencia, no pueden quedarse por ahí. Excepto algunos, que sí lo hacen.

Muchas mariposas alcanzan la madurez sexual tan pronto como emergen de su crisálida. Así, en algunas especies los machos emergen unos días antes que las hembras, luego se sientan y esperan, para copular con las hembras lo antes posible.

Los chinches tienen un comportamiento más perturbador. Los machos simplemente perforan el abdomen de la hembra y luego inyectan esperma a través de la herida en su cavidad abdominal. Como los insectos tienen un sistema circulatorio abierto sin arterias ni venas, los espermatozoides pueden migrar fácilmente desde la cavidad abdominal a los ovarios para ser fertilizados.

Canibalismo sexual

Probablemente el comportamiento sexual más famoso de los insectos es el de la mantis religiosa, donde la hembra arranca la cabeza de un mordisco a su pareja durante o después del sexo, obteniendo nutrientes para ella y su descendencia.

Este comportamiento aumenta la cantidad de huevos que los machos fertilizan. Recientemente, los científicos descubrieron que los machos también atacan a las hembras.

No se comen a las hembras aunque a veces las hieren gravemente. Los machos que ganaban peleas con las hembras tenían más probabilidades de aparearse en lugar de simplemente ser devorados

Chinches de patas foliadas (Homoeocerus) se aparean en un árbol de mango

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES Pie de foto,Chinches de patas foliadas (Homoeocerus) se aparean en un árbol de mango.

Muchos insectos machos sólo se aparean una vez, incluso cuando sus parejas no los comen. Por ejemplo, las abejas macho eyaculan con una fuerza tan explosiva que es lo suficientemente fuerte como para que los humanos la escuchen.

Esto asegura que el esperma pase a la hembra, pero provoca la parálisis del macho, lo que lo mata. Por tanto, los machos deben aprovechar al máximo sus hazañas.

Cinturones de castidad

Una forma de evitar que otros machos se apareen con una hembra es producir un tapón copulador, algo que impedirá que un macho diferente inserte su esperma dentro de una hembra para fertilizar sus óvulos.

La araña enana europea produce un tapón al secretar un líquido durante la cópula que se endurece con el tiempo. Los investigadores han descubierto que las cópulas más largas dan como resultado tapones más grandes que son más difíciles de eliminar para otros machos.

Para garantizar que nadie más se aparee con su hembra una vez muerta, la araña de telaraña macho ha desarrollado un tapón copulador extremo. Tiene un pene desmontable que permanece dentro de la hembra una vez finalizada la cópula.

Aunque es común que la punta del pene de una araña se rompa dentro de una hembra, impidiendo que otros machos entren, el pene desmontable de la araña de telaraña tiene una función adicional ya que continúa transfiriendo esperma por sí solo, durante más de 20 minutos. aumentando el éxito del apareamiento.

Como ves, los insectos son, de hecho, asombrosos.

*Louise Gentle es profesora titular de Conservación de la Fauna en la Universidad de Nottingham Trent.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia creative commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
28SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos