7 C
New York
martes, febrero 27, 2024

Senado acuerda proyecto para endurecer vigilancia en la frontera y de asilo; incluye ayuda para Ucrania e Israel

El Senado de Estados Unidos presentó este domingo el tan esperado texto de un acuerdo bipartidista para imponer leyes de inmigración y asilo más estrictas, mientras el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, espera votar sobre el paquete esta semana.

El paquete de $118,000 millones de dólares incluye una serie de disposiciones destinadas a reducir los cruces récord en la frontera sur y reforzar un sistema de asilo que se ha visto abrumado por migrantes que huyen de sus hogares en busca de refugio.

El acuerdo, alcanzado por los senadores James Lankford, republicano por Oklahoma, Chris Murphy, demócrata por Connecticut, y Kyrsten Sinema, republicana por Arizona, también solicita $60,100 millones de dólares para ayuda a Ucrania, $14,100 millones de dólares para Israel y $20,200 millones de dólares para mejorar la seguridad en la frontera con Estados Unidos.

Asimismo, incluye fondos más pequeños para asistencia humanitaria en regiones devastadas por la guerra y operaciones de defensa en el Mar Rojo y Taiwán, los cuales coinciden con los anteriormente solicitados por el presidente Joe Biden el año pasado.

El punto de discordia en las conversaciones del Senado, que duraron meses, fue los más de $13 mil millones más en fondos para la seguridad fronteriza, que busca controlar la crisis migratoria que ha escalado durante los últimos años.

Este nuevo proyecto de ley de reforma migratoria y de seguridad fronteriza puede considerarse el más agresivo en décadas. Si se aprueba en el Congreso, elevaría el estándar para obtener asilo, expulsaría a quienes no califican y aceleraría los casos para quienes sí lo hacen.

“El acuerdo bipartidista del Senado es un paso monumental hacia el fortalecimiento de la seguridad nacional de Estados Unidos en el exterior y a lo largo de nuestras fronteras. Esta es una de las leyes más necesarias e importantes que el Congreso ha presentado en años para garantizar la prosperidad y la seguridad futuras de Estados Unidos”, dijo en un comunicado el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, quien espera votar sobre el paquete esta semana.

No está claro si el proyecto cuenta con el apoyo para ser aprobado en el Senado, donde necesitará al menos 60 votos.

Los republicanos de la Cámara de Representantes han considerado que el acuerdo no es viable a menos que incorpore componentes esenciales del HR2, el proyecto de ley fronterizo del Partido Republicano de la Cámara de Representantes. Mientras los demócratas del Senado desestiman el HR2, las tensiones persisten.

“He dicho una y otra vez que la única manera de estar a la altura de las circunstancias es si ambas partes se toman en serio la búsqueda de soluciones políticas bipartidistas. Estoy orgulloso de que después de cuatro meses de duras negociaciones hayamos llegado a un acuerdo bipartidista que es producto del compromiso, el trabajo duro y la perseverancia. Las prioridades de este proyecto de ley son demasiado importantes para ignorarlas y demasiado vitales para permitir que la política se interponga en su camino”, agregó Schumer en su declaración.

El líder de la mayoría del Senado aseguró que el proyecto responde a las “graves amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos”, las cuales “requieren que el Congreso actúe con convicción y bipartidismo para enfrentar estos desafíos”.

Controlar la entrada de inmigrantes a EE.UU.

Explicó que “el proyecto de ley proporciona fondos para construir el muro, aumentar la tecnología en la frontera y agregar más camas de detención, más agentes y más vuelos de deportación“.

“El proyecto de ley de seguridad fronteriza pone fin al abuso de la libertad condicional en nuestra frontera suroeste, que ha sido renunciada a más de un millón de personas. Cambia drásticamente nuestras ambiguas leyes de asilo al realizar exámenes rápidos con un nivel de evidencia más alto, apelaciones limitadas y deportaciones rápidas”, señaló.

El domingo, en una entrevista para “Face The Nation” de CBS, Sinema dijo que “las personas que califican para asilo estarán en un camino rápido (seis meses o menos) para comenzar una nueva vida en Estados Unidos. Y aquellos que no cumplan los requisitos serán rápidamente devueltos a sus países de origen”.

El presidente Mike Johnson, republicano por Luisiana, criticó la legislación emergente del Senado por no ir lo suficientemente lejos para detener la inmigración ilegal.

“Ningún presidente en la historia de nuestro condado ha hecho jamás más daño intencional a Estados Unidos que lo que ha hecho con la invasión fronteriza”, añadió el representante Bob Good, republicano por Virginia, líder del partido de extrema derecha Libertad.

 

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
25SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos