16.5 C
New York
lunes, abril 15, 2024

Sir Rod Stewart vende su catálogo musical

El británico Rod Stewart, famoso por sus éxitos como “Da Ya Thing I´m Sexy?” o “Maggie May”, se convirtió en el cantante más reciente, de un club de compositores y artistas que han vendido los derechos de su música, informó The Wall Street Journal (WSJ).

El WSJ publicó que Iconic Artist Group de Irving Azoff adquirió los derechos de Sir Stewart sobre su catálogo musical, grabaciones e imagen por una suma cercana a los 100 millones de dólares (aproximadamente 1.7 billones de pesos de mexicanos).

El Times, citando fuentes del trato, dijo que los activos de Jackson estarían valorados en mil 200 millones de dólares, por lo que Billboard calcula que Sony pagó al menos 600 millones. Los tratos de Jackson y Stewart dan pistas de que el mercado de adquisición de catálogos florece de nuevo tras una época de enfriamiento.

En los últimos años, los derechos sobre la música se han convertido un mercado atractivo tras las ganancia que dejan las plataformas de streamin a los artistas y el jugos provecho de sus catálogos, como Bob Dylan, Bruce Springsteen, Stevie Nicks y Neil Young.

Según WSJ, Iconic de Azoff ha recaudado más de mil millones de dólares en nuevo capital para adquisiciones de este tipo. Los catálogos de música atraen a los inversores por considerarlos activos con valor a largo plazo en la era del streaming.

¿Por qué los artistas venden su catálogo musical?

Los propietarios de los derechos editoriales de una canción reciben dinero de la reproducción y transmisión por radio, la venta de discos y su uso en publicidad o películas. Los derechos de grabación entregan la propiedad sobre la reproducción y distribución.

La industria musical está en un momento complicado. Las giras no necesariamente generan los ingresos de hace unos años, los festivales empiezan a tener problemas para vender entradas y los ingresos por streaming siguen siendo muy pocos, incluso para algunos de los artistas más grandes del momento. Por eso son varios los músicos, o descendientes de artistas, como Bruce Springsteen, Justin Bieber o los herederos de Michael Jackson, han vendido sus catálogos a empresas de inversión, de vuelta a sus discográficas o incluso a empresas publicitarias.

No es una mala decisión. La realidad es que los artistas no están vendiendo los derechos de sus composiciones o la posibilidad de regrabarlas o tocarlas en vivo, sino que están vendiendo los ‘Masters’ de las grabaciones originales. Por eso Springsteen puede seguir tocando ‘Born To Run’ sin preguntar a Sony o Neil Young se atrevió a vender la mitad de los derechos de su catálogo a pesar de incluso sentirse incómodo con la presencia de sus canciones en Spotify.

Bruce Springsteen recibió 500 millones de dólares, Justin Bieber, por sus grabaciones hasta 2023, unos 200 millones y los herederos de Michael Jackson recibieron el mismo monto que el autor de ‘Born in the USA’ por tan solo la mitad de las canciones del fallecido rey del pop y Bob Dylan aceptó 400 millones de dólares por su revolucionario cancionero.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos