24.5 C
New York
lunes, julio 22, 2024

“Chino Ántrax”: el joven que fue rechazado por el Ejército y se convirtió en un poderoso sicario

En la historia criminal del mundo muchos son los delincuentes que antes de infringir la ley intentaron ser parte de las fuerzas del orden, pero por diversas razones no fueron aceptados en sus filas, tal es el caso del sicario conocido como “Chino Ántrax”, quien fue rechazado por el Ejército Mexicano por padecer psoriasis.

Pero no fue ese revés de la vida lo que lo llevó a unirse a las filas del crimen organizado, si bien fue uno de sus primeros sueños truncados, ya que deseaba ser piloto, el rechazo lo llevó a buscar otro camino por la “derecha”, por lo que entró a estudiar Arquitectura, algo que tampoco finalizó.

Tenía 19 años y un puesto de tacos, pero no le daba lo suficiente para vivir, poco después llegaría otra vuelta del destino que lo llevó a poseer los más grandes lujos, aunque la vida no le alcanzó para gozarlos, pues murió a los 40 años, en medio de un entramado de traiciones y venganza.

La periodista Anabel Hernández publicó en DW un artículo sobre él al poco tiempo de su muerte, y profundizó sobre la amistad que tenía con uno de los hijos de Ismael “El Mayo” Zambada.

Aréchiga Gamboa creció con Ismael Zambada Imperial, alias “Mayito Gordo”, eran amigos de infancia y aquel taquero con sueños rotos lo buscó para pedirle trabajo, así fue como se hizo su chofer, aunque poco a poco fue escalando en la organización criminal, hasta fundar un brazo armado del Cártel de Sinaloa, conocido como Los Ántrax.

Guardaespaldas de “El Vicentillo”

Fue en 2008 cuando la guerra entre el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva se agudizó cuando aquel joven rechazado del Ejército tuvo un mayor encargo y lo armaron, al gozar de la confianza de la familia el Mayo le confió la vida de su primogénito, “El Vicentillo”, por lo que se volvió su guardaespaldas.

“Le di al Chino un jeep blindado, así él podía vigilar en los alrededores y lo autoricé a contratar a 20 personas para que trabajaran con él. Chino y toda su gente era pagada por mi padre”, escribió el mayor de los descendientes de Zambada en su diario.

Chino tenía su propio negocio ilícito, se alió con una gran empresa de pollo y en sus trailers refrigerados llevaba droga, por lo que ofreció sus servicios a sus jefes y ellos los aceptaron.

De aquel joven que vendía tacos no quedaba nada, comenzó a presumir sus lujos en una cuenta de Instagram, en la que incluso se le ve junto a Paris Hilton, su carrera criminal iba en ascenso, tomaba champagne, viajaba a los mejores lugares y su fama se acrecentaba también.

Se convirtió en el jefe de Los Ántrax, era un poderoso sicario, gozaba más de lo que alguna vez soñó, pero eso terminó pronto, cuando el hombre al que protegía fue detenido, El Vicentillo hizo un trato con las autoridades estadounidenses y reveló nombres y ubicaciones de sus socios, incluido el del Chino Ántrax.

El 31 de diciembre de 2013 fue detenido en Ámsterdam, a donde llegó a celebrar el Año Nuevo. Después fue extraditado a EE.UU, donde estuvo seis meses en prisión.

Se le otorgó la libertad condicional, la cual violó para volver a su natal Culiacán, la periodista mexicana considera que quería vengarse de El Mayo, quien se enteró de los planes de aquel amigo de infancia de su hijo y nuevamente se los truncó. Al parecer “Chino Ántrax” llevaba un GPS para que las autoridades detuvieran al ahora líder del Cártel de Sinaloa.

Pero solo encontró la muerte, pues 10 días después de que se fugara, el 15 de mayo de 2020, su cuerpo fue encontrado en un paraje de Culiacán dentro de una lujosa camioneta BMW, estaba maniatado, con claros signos de tortura, al lado del cadáver de su hermana y su cuñado.

 

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos