11.5 C
New York
martes, abril 16, 2024

El voto latino podría costarle a Biden la Casa Blanca

Por mucho tiempo, los candidatos presidenciales demócratas han podido disfrutar de un fuerte apoyo por parte de los latinos antes de las elecciones. Sin embargo, las encuestas y el sentimiento actual no pintan un panorama positivo para el presidente Joe Biden por parte de los votantes hispanos.

Una encuesta reciente muestra que Biden ganó casi el 65% de los votos latinos en 2020, dejando por detrás al ex presidente Donald Trump por un 5% (39%-34%) en dicha comunidad.

La ironía es que el mismo grupo demográfico que ayudó a la victoria de Biden en 2020 podría ser el responsable de su derrota en 2024.

Sin embargo, los republicanos no pueden cantar victoria todavía. Para ganar el voto latino este 2024 deberán trabajar arduamente.

La población latina en Estados Unidos no ha dejado de crecer y constituye una parte significativa del electorado. Según el Pew Research Center, los latinos representaban el 13.3% de los votantes elegibles en 2020, y se prevé que este porcentaje aumente en los próximos años. A medida que se amplía su influencia demográfica, también lo hace su potencial impacto en los resultados electorales.

Varios estados como Florida, Arizona, Nevada y Texas ya son estados electorales críticos con una población latina considerable, del mismo modo hay otros estados emergiendo como importantes centros de electorado latino. Entre ellos Pennsylvania, Ohio y Wisconsin.

Para ganarse el voto latino, ambos partidos necesitan centrarse en cómo arreglar la economía. Las encuestas muestran que la problemática número que preocupa a los latinos en este año electoral es el empleo y la economía.

Los demócratas tendrán que argumentar que aunque los efectos de las políticas del presidente Biden no se sientan de una vez en la comunidad Latina, estas si ayudaran a estadounidenses de bajos ingresos a vivir el Sueño Americano.

Por otro lado, los republicanos deberán alegar lo insostenible que es vivir en este status quo, abogando por un cambio drástico.

En resumen, los latinos no pueden permitirse otros cuatro años de grandes soluciones gubernamentales.

Ambos partidos políticos y sus candidatos deberán analizar mejor la diversidad y complejidad de matices que existen entre los votantes latinos.

Por ejemplo, los votantes puertorriqueños y cubanos tienen experiencias muy diferentes a las de los votantes mexicoamericanos a la hora de enfrentarse al sistema de inmigración de nuestro país. Por otra parte, un mensaje contundente contra el comunismo probablemente no afecte del mismo modo a latinos centroamericanos como a americanos venezolanos.

Así mismo, temas como la movilidad económica, la inmigración, la atención médica y la educación resuenan diferente dentro del electorado latino, requiriendo enfoques más direccionados para obtener su apoyo.

Para conectar con éxito con la comunidad latina no solo bastará reconocer su diversidad. Las campañas políticas deberán invertir en estrategias específicas, culturalmente sensibles para atraer a los votantes latinos de forma eficaz.

La participación de la comunidad y los esfuerzos de divulgación bilingües pueden fomentar un sentimiento de conexión entre los candidatos y el electorado latino.

La importancia del voto latino va más allá de los estados individuales; tiene el potencial de influir en la dirección general de la política nacional. Ganar la confianza y el apoyo de los votantes latinos puede conducir a la victoria en estados clave y, en última instancia, determinar el resultado de las elecciones.

A medida que Estados Unidos se acerca a la próxima elección, el presidente Biden, los demócratas y los republicanos deben reconocer el poder transformador del voto latino. Reconocer la diversidad dentro de la comunidad latina, adaptar políticas para abordar sus preocupaciones e implementar estrategias de divulgación efectivas.

En un panorama político donde cada voto cuenta, el electorado latino emerge no solo como una fuerza demográfica, sino como una voz dinámica e influyente que ayudará a definir el futuro del gobierno estadounidense.

Ambos partidos políticos necesitan a los votantes latinos para controlar el Congreso de los Estados Unidos y ganar la Casa Blanca. Pero para lograr el objetivo, cualquiera que se postule necesitará invertir a largo plazo en ganarse la confianza, y la fé de millones de votantes latinos que buscan un liderazgo audaz para vivir el Sueño Americano.

(*) Oscar De La Rosa es un ex miembro del consejo de Hialeah, así como fundador y abogado principal de De La Rosa Law, un bufete de abogados especializado en litigios por daños masivos y violaciones de datos con sede en Miami, FL y Washington, DC.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos