16.5 C
New York
lunes, abril 15, 2024

Familia y organizaciones exigen liberar a adolescente guatemalteco acusado de muerte de oficial tras infarto

En mayo pasado, la vida de Virgilio Aguilar Méndez, un indígena guatemalteco de 18 años, cambió completamente de un momento a otro, luego de que el agente Michael Paul Kunovich, sargento del condado de St. Johns, en el área de Jacksonville, Florida, lo detuviera y en el forcejeo, el uniformado se desplomó por un ataque al corazón, por lo que el joven fue acusado de homicidio involuntario.

Aquel 19 de mayo, Aguilar estaba caminando por una calle, mientras conversaba por teléfono con su padre, cuando el agente lo consideró “sospechoso”, por lo que pidió detener su paso y cuestionarlo, como se ve en una grabación de su cámara corporal. El sargento le preguntó a gritos qué hacía, dónde vivía, sin embargo, el joven argumentó que no entendía del todo bien el inglés, generando una tensión en el momento.

Instantes después, el oficial intentó revisar sus pertenencias, mientras Virgilio era lanzado al suelo e inmovilizado por otros dos agentes que le aplicaron descargas de pistolas eléctricas varias veces, cuando Michael Paul Kunovich, de pronto, se desvaneció y más tarde fue declarado muerto en el hospital.

Pese a que los médicos forenses dictaminaron que falleció por causas naturales, Virgilio Aguilar fue detenido y procesado por homicidio involuntario, que, de ser declarado culpable, podría suponer una pena de hasta 30 años de cárcel.

Ante la situación, distintas organizaciones acusan una injusticia, multiplicándose las voces que claman por su liberación, incluso, una petición en la plataforma Change.org, iniciada el 3 de enero por Mariana Blanco de la organización sin fines de lucro The Guatemalan-Maya Center, ha ganado mucha fuerza en los últimos días, con más de 443,000 firmas pidiendo la liberación.

Es una grave injusticia y ellos lo saben“, dijo Arroyo. “Los hechos de este caso y las pruebas de este caso no respaldan los cargos que enfrenta”.

En el mismo sentido, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) criticó el proceso judicial emprendido en Florida contra Aguilar, al calificar la acusación como “prematura e injusta” considerando las circunstancias que rodearon el altercado.

No debemos culpar por esa muerte a este joven que fue blanco de fuerza excesiva por parte de la policía y tácticas de grupo por parte de otros agentes que llegaron al lugar“, advirtió en el comunicado Domingo García, presidente de LULAC, difundido por la cadena Univisión.

Cabe destacar que, según ABC News, Aguilar fue declarado recientemente por el tribunal como mentalmente incompetente para ser juzgado debido a su falta de comprensión del sistema de justicia penal estadounidense, por lo que un juez puso el caso en pausa mientras el acusado recibe ayuda para comprender los detalles antes de que su caso pueda continuar.

En la audiencia celebrada el pasado 22 de diciembre, el juez escuchó las opiniones de la psicóloga forense Yenys Castillo y la neuropsicóloga Yolanda León, quienes explicaron lo difícil que es comunicarse con Aguilar, “en gran parte porque habla un idioma muy distinto e incluso tiene problemas con el español”.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos