24.1 C
New York
martes, junio 18, 2024

Hallan con signos de violencia a obispo mexicano que negoció con narcos; estuvo dos días desaparecido

Desde que Salvador Rangel Mendoza fue designado obispo en el estado de Guerrero, se fijó como objetivo lograr la paz que se perdió desde hace años debido a la presencia del crimen organizado.

Esos esfuerzos lo llevaron a algo que ni siquiera las autoridades habían podido lograr: un diálogo con los cárteles que operan en la zona para negociar un freno a la violencia en municipios como Chilpancingo y Chilapa.

Sin embargo, ni siquiera un alto representante de la Iglesia está a salvo de la delincuencia que impera en el estado, y muestra de ello es su reciente desaparición por alrededor de 48 horas, periodo en el que aparentemente fue secuestrado.

De acuerdo con la Conferencia del Episcopado Mexicano, Rangel Mendoza desapareció desde el pasado sábado cuando se supo que salió del estado de Morelos hacia Guerrero, pero ya no llegó a su destino.

Fue hasta este lunes cuando se dio a conocer la localización del obispo en un hospital de Morelos, con signos de violencia e incluso de haber sido drogado, según informó el diario Reforma.

El religioso, de 78 años, habría sido secuestrado cerca de su casa ubicada en el municipio de Jiutepec, y apareció hasta la tarde del lunes cuando ingresó al hospital en calidad de desconocido.

Conforme al reporte oficial, Rangel fue encontrado en un hotel no identificado y trasladado por paramédicos para ser atendido.

Examen toxicológico dio positivo

Una fuente cercana a Rangel Mendoza que acudió al hospital, reveló a Reforma que el representante católico tenía golpes en el cuerpo y balbuceaba. “Parecía drogado”, comentó.

Esta versión coincide con el reporte médico que recibió el fiscal de Morelos, Uriel Carmona, en donde se especifica que el examen toxicológico aplicado resultó positivo de drogas.

“Está estable con los efectos residuales de lo que pudo haber ingerido. El antidoping salió positivo a benzodiacepina y está pintando a cocaína”, detalló el médico responsable al Fiscal.

“Lo que estamos corroborando es que lo privaron de su libertad para robarle dinero, desde un cajero automático, utilizando su tarjeta de débito; él no estaba en condiciones de declarar, estaba en atención médica”, dijo Carmona a Reforma.

Polémico en sus declaraciones desde su llegada a Guerrero, Rangel Mendoza se autonombraba pacificador, y reconocía que se reunía con jefes de grupos criminales de la entidad para buscar que hubiera paz en las zonas en conflicto.

Una de sus intervenciones más recordadas, es la negociación que logró entre “Los Tlacos” y “Los Ardillos” para lograr una tregua que, desde finales de febrero pasado, permitió que cesarán los enfrentamientos que habían paralizado al transporte y al sector educativo de la entidad.

En una entrevista con Milenio TV, el obispo confirmó que la paz la habían pactado Celso Ortega Jiménez, líder de “Los Ardillos”, con un enviado de Onésimo Marquina, alias “El Necho”, a quien se refirió como Trini, supuesto jefe de plaza de “Los Tlacos”.

Pero sus declaraciones también dieron de qué hablar, pues en otras entrevistas llegó a referirse a “Los Ardillos” como “narcos buenos”, argumentando que mantienen la paz en sus territorios.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos