30.2 C
New York
martes, junio 18, 2024

“Quiero que vayan presos”: Periodista que denunció por abuso sexual a Sebastián Sosa y 3 jugadores de Vélez contó su versión

El exguardameta de Pumas y de la selección de Uruguay, Sebastián Sosa, sigue en el ojo del huracán tras la denuncia de una mujer que lo acusó, junto a tres de sus compañeros por abuso sexual.

De momento el cancerbero se encuentra bajo libertad condicional, después de estar preso durante varios días, pero la investigación sigue en curso y cualquier cosa podría pasar. Por lo pronto, la presunta víctima rompió el silencio y por primera vez contó su versión de cómo sucedieron los hechos, además de exigir justicia y manifestar su deseo que de queden presos todos los involucrados: Sebastián Sosa, Abiel Osorio, Brian Cufré y José Florentín.

En entrevista para TN, “Luli”, como pidió que se le llamara (para conservar el anonimato), relató que todo empezó al final del encuentro entre Vélez y Atlético Tucumán que se disputó el 3 de marzo en el estadio de estos últimos, el Monumental José Fierro. Allí tuvo su primer contacto en persona con el arquero Sebastián Sosa, quien le sonrió y le hizo señas de que mirara su celular. “Sí, te encontré”, decía el mensaje, ya que desde antes habían mantenido contacto a través de mensajes de texto.

“Ya estaban subiendo al micro para volver al Hilton. Sosa me pone que capaz tenían la noche libre y si yo quería ir al hotel. Le dije que sí. Me generó confianza porque es el arquero de la selección uruguaya, con trayectoria, y no es un pibe de reserva que no conoce nadie”, contó la joven de 25 años, quien más tarde entró al hotel, subió al cuarto piso y llegó a la habitación 407.

Estaba abierta la puerta y entré. Armaron un Fernet en un termo blanco que era de Osorio, pero de ahí solo tomamos Sosa y yo”, expresó Luli, quien dijo que pocos minutos después ya se sentía muy mal.

La cabeza comenzó a hacerme chispazos, el cuerpo no me respondía, estaba mareada, hacía frío”, mencionó e infirió que el portero parecía haber perdido la conciencia, ya que se quedó dormido de inmediato.

“¿Aprovecharon que estabas mareada para violarte?”, preguntó abiertamente la periodista Lorena Maciel, quien realizó la entrevista, a lo cual “Luli” respondió afirmativamente.

“Sí”. “Mientras era abusada por Florentín y Cufré me acuerdo de que giré la cabeza para la cama donde estaban Sosa con Osorio para que me ayudaran, pero Sosa dormía y Osorio era espectador”, contó.

Después de que se consumó el abuso, “Luli” intentó reincorporarse, pero seguía sintiéndose mal, por lo que terminó recostándose nuevamente. Recordó que escuchó a sus dos agresores despedirse de los otros dos futbolistas anunciándoles que se irían al casino.

La presunta víctima aseguró que, cuando se fueron, Osorio se le acercó y ella le cuestionó el comportamiento de sus amigos.  “Le pregunté por qué me hicieron eso sus compañeros, por qué me lastimaron así”, dijo, pero no hubo respuesta. “Ahí me dormí o perdí la conciencia, algo pasó, porque lo próximo que recuerdo es a Osorio arriba mío”, agregó.

“A los 20 minutos me empecé a sentir mejor. Cuando busqué mi ropa, mi bombacha no estaba. No sé qué se me dio por abrir la mesa de luz y ahí estaba mi bombacha, atada a un fajo de plata bastante alto”, relató.

Aunque la mujer reconoció que Sebastián Sosa no la abusó, exigió el mismo castigo que para sus agresores: “Estaba esa noche en la habitación. No me protegió, no me cuidó. Considero que fue quien me entregó, porque básicamente fue él el que me invitó”, comentó.

Sobre los motivos que la impulsaron a acudir a la cita ese día, la mujer respondió que “se culpa mucho por haber ido esa noche al hotel, por no haber visto el peligro, por ser ingenua. Quiero que vayan presos, es lo único que me interesa, y que haya una enorme condena social para ellos. Voy a tener justicia porque la verdad es una y es mía”, expresó.

Finalmente, “Luli” confesó que este evento le dio un giro de 360 grados a su vida y que ahora vive con miedo y ansiedad, además de tener problemas para retomar su carrera de periodista.

“Siempre fui una persona que me comía el mundo y hoy hay veces que me miro en el espejo y no me reconozco. Vivo permanentemente con angustia, con miedo, con ansiedad”, contó. “¿Cómo sigo? ¿Cómo me reincorporo al periodismo deportivo? ¿Cómo me saco el estigma de la denunciante, de la puta, de la víctima, de todo lo que se dijo de mí, del daño que me hicieron por comentarios y en las redes? Es irreversible”, concluyó.

Artículos Relacionados

Síguenos

203SeguidoresSeguir
26SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos